Te mantengo en la luz del amor

Hoy ofrezco el regalo de la oración. Permanezco consciente de que mi perspectiva positiva bendice a mis seres queridos, especialmente cuando se hace difícil ver más allá del reto presente y mantener la fe. Al dejar ir sentimientos de duda o temor, mi espíritu es alentado.

Mi esperanza se torna en la certeza de que el bien mayor será revelado. Pienso y hablo positiva y afirmativamente. Mis pensamientos apoyan las metas de aquellos por quienes oro. Mantengo una visión alta para todas las personas por quienes oro. Sé que cada una es una expresión de Dios llena de luz, vida y amor. Afirmo sabiduría ilimitada y salud perfecta para ellas sabiendo que son amor en acción.

Si muchos oran por nosotros, también serán muchos los que den gracias a Dios por el don concedido a nosotros por tantas oraciones.—2 Corintios 1:11

Perdonar

Al perdonar me siento liberado.

Aferrarse a la ira, el miedo y el resentimiento es como llevar un montón de ladrillos a todas partes. Cada uno agrega su propio peso, y si no estoy dispuesto a liberar algunos de ellos, la carga se vuelve insoportablemente pesada. Perdonar no solo me permite soltar el peso, me ayuda a usar los ladrillos para crear una base sólida de curación y crecimiento.

Libero el poder que le he dado al pasado. Dejo ir el dominio que les permití a otros tener sobre mis sentimientos. Suelto el juicio sabiendo que solo sirve para desalentarme. Respiro profundamente, disipando mi dolor un ladrillo a la vez. Con mi creciente fortaleza, valor y seguridad, creo un terreno sólido y me deleito en la libertad del perdón.

Resistir a toda prueba

En algún momento de mi vida, el sufrimiento llega solo y consigo trae dolor. En ocasiones siento angustias que no se como afrontar y quiero abandonarlo todo y buscar nuevos sitios que nos den estabilidad.

Es justo ese momento, en donde debo aislarme con Dios y entregar nuestros temores, angustias e inseguridades. Nunca permito que las pruebas me hagan dudar del amor de Dios, de su propósito y su palabra.

Me apego mas fuertemente a la fe y avanzare, aun no teniendo claro el panorama, me muevo con la certeza de entregar mis problemas a Dios mi señor. Decido esperar en el porque es la mejor decisión, aunque se a conciencia que la espera es dolorosa,  al final del sol.

Actitud

Cada dia elijo la actitud que voy a tener. Cuando alguien me dice que tengo una actitud, tipicamente eso significa que es negative. Es lo que nos controla la vida, cuando las circunstancias estan fuera de control, cuando la situacion cambia puedo decider cuanto me afectara la actitud.

Elijo la actitud comenzando con la eleccion de mis palabras, sacando la negatividad y abriendo paso a lo bueno. Cambiar de actitud cuesta, pero se puede conseguir. Muestro una manera consciente y abierta para tener una vida más plena y feliz.

La llave para ser feliz la encuentro en el autoconocimiento. Si en ocasiones veo la vida de “color negro” puedo empezar por preguntarme cómo salir de ese camino, La actitud es la fuerza más poderosa del cambio que podemos tener y que nos permitirá salir de nuestra zona de confort para aceptar y recibir las bendiciones de Dios. Utilizo mi actitud para mi provecho, espero grandes cosas y las grandes cosas vendrán a mi.

Quitense de vosotros toda amargura, enojo , ira, griteria y maledicencia y toda malicia.

Efesios: 31

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora